¿Qué es pensamiento crítico?

No se trata tanto de lo que se piensa sino de cómo se piensa.

La capacidad de organizar, verificar y analizar adecuadamente la información que generamos o recibimos utilizando criterios específicos y coherentes se denomina pensamiento crítico. Es nuestra propensión al escepticismo reflexivo lo que nos permite decidir si creer o no en algo.

En consecuencia, requiere la capacidad de comprender datos, hechos y expresiones, así como de analizar ideas, intenciones, conceptos y argumentos para llegar a un juicio personal. Sin embargo, el concepto de pensamiento crítico incluye un componente metacognitivo y otro externo.

Implica ser capaz de pensar sobre el propio pensamiento; es decir, ser consciente de los sesgos cognitivos o de los fallos en nuestro proceso de pensamiento para poder corregirlos.

Capacidades del pensamiento crítico: 

1. Apertura mental. La apertura de mente no implica adoptar algo simplemente porque sea un pensamiento nuevo y distinto, ni tampoco implica rechazar puntos de vista antiguos, sino sólo estar dispuesto a estudiar nuevas ideas.

Significa no descartar lo que es distinto y novedoso simplemente porque no encaja en nuestro modelo mental.

2. Humildad intelectual. La humildad intelectual es la capacidad de identificar los propios errores, estereotipos y prejuicios, así como la comprensión de que uno no es inmune a los sesgos cognitivos y a las emociones.Implica ser consciente de que no tenemos la verdad perfecta, y mantenernos continuamente abiertos a nuevas ideas que puedan beneficiarnos o ayudarnos a progresar.

3. Dudas saludables. Las dudas sanas alimentan el pensamiento crítico. No se trata de ser personas cínicas que desconfían de todo y de todos, incluso de nuestra propia sombra, y de desestimar las buenas intenciones y la bondad de los demás, sino de cultivar un escepticismo reflexivo en el que no tengamos que aceptar algunas afirmaciones al pie de la letra por el mero hecho de que las hagan personas putativamente autorizadas.

4. Persistencia en el pensamiento. Debemos ser persistentes si queremos progresar más allá de lo que vemos y damos por sentado.

El pensamiento crítico implica con frecuencia nadar a contracorriente, por lo que debemos estar muy motivados para buscar una verdad personal incluso cuando la mayoría del mundo esté en nuestra contra. Esa resistencia intelectual es la que nos permitirá seguir buscando y evaluando la información hasta encontrar una respuesta satisfactoria.