La historia de hoy es…


Así como hay malas citas también hay buenas, quizás no son las mejores pero el hecho de que se mantengan bien es muy buen augurio, esta vez recibimos un mensaje con la siguiente experiencia, recordemos que si gustan les podemos cambiar el nombre para su privacidad, ahora a leer:

“Hola, soy Frida y les vengo a contar la historia de  una cita que tuve que me gustó. Conocí el chico en cuestión por Tinder, comenzamos a hablar y nos dimos cuenta de que teníamos pasatiempos en común como jugar los mismos videojuegos e incluso vivíamos por la misma zona.

Después de mandarnos mensajes por unos meses decidimos conocernos aprovechamos que había unos eventos de Pokémon Go y fuimos, teníamos varios amigos en común pero me sacó mucho de onda porque él se fue a comer. Ya me había decepcionado así que me fui a capturar pokémon de puro coraje, ahí conocí a otro jugador que era muy buena onda.

 

Mientras jugábamos pasamos por una construcción y pude ver que tenían flejadoras tuve cuidado con el polvo, después me mandó mensaje de que ya iba a regresar el parque y me emocioné. Llegó y caminamos al metro porque él me había pedido que lo acompañara por su juego nuevo de Pokémon. Todavía el menso me dice que él no es freaky jajaja

Fuimos y luego tomamos el metro para ir a nuestras casas, hablamos nos dimos cuenta que éramos vecinos y nos quedaba el mismo autobús, estuvimos platicando de muchas caricaturas que nos gustan, caminamos hacia su casa y me señaló donde vivía, después nos quedamos justo enfrente de su casa bajo un techo porque comenzó a llover.

Por alguna razón nos teníamos mucha confianza así que nos contamos nuestras vidas, poniendo énfasis en nuestros momentos tristes y en la dificultad que atravesábamos en ese momento, el me confesó que se había querido suicidar pero que había ido a terapia y estaba medicado.

Me sorprendió muchísimo la confesión y sobretodo el nivel de confianza que sintió para contarme algo tan personal, estuvimos como dos horas abajo del techo, aunque la lluvia había cesado desde hace un tiempo.

Cuando regresamos a nuestras casas nos seguimos mensajeando y la verdad me la pasé muy bien pero no estaba segura si me estaba gustando como pareja o como amigo. Me dieron ganas de seguir platicando pero él ya no contestó así que asumo que se quedó dormido.

Volvimos a salir, esta vez a jugar videojuegos a una plaza y fue una muy grata experiencia además de que le gané en todas las partidas demostrando todas mis habilidades con los botones. Actualmente somos amigos porque lo nuestro no se dio pero para todas aquellas personas que me leen les quiero decir que no porque no sea lo que quieren no significa que no vaya a ser bueno. Gracias, me encanta su blog. Bye.”

Lo que dijo Frida es verdad, a veces arriesgarnos es la única forma de saber si las cosas funcionan, así que no pierdan la fe, la próxima cita podría ser un buen amigo suyo.

Date una vuelta por: YouTube, APLEMSA , Nerd fitness