El arroz mexicano de mamá


La receta más práctica de cómo hacer arroz rojo a la mexicana que conozco es la que hace mi mamá y está hecha con ingredientes simples como jitomates picados, cebollas y ajo y es el acompañamiento perfecto para cualquier comida.

Si hay un platillo que mi mamá podría preparar en la cocina con los ojos vendados, es este tipo de arroz que para mi seguía siendo mi mayor reto.

Yo, por otro lado, ni siquiera podía hacer arroz blanco normal siguiendo las instrucciones en la bolsa.

Es en serio, desearía estar bromeando. Cada vez que quería arroz con una comida, se lo pedía a mi esposo que lo hiciera porque siempre terminaba con un masacote y era una escena muy triste.

Supongo que todos tienen esos platillos que simplemente no pueden hacer bien sin importar nada.

El arroz era mi cruz, pero gracias a las locas habilidades de cocina de mi madre, ahora es una historia diferente.

La última vez que visité a mis padres, le pedí a mi mamá que hiciera su arroz habitual.

No cambies nada, solo haz lo que haces normalmente. Así que agarré una libreta y empecé a escribir todo lo que ella hizo.

Le hice muchas preguntas, le pedí que calculara, qué cantidad de cierto ingrediente usó, ya que realmente no mide nada y no paraba de observar.

Probablemente fui REALMENTE molesta al estar de entrometida mientras elaboraba su arroz, pero, oh, bueno… es mi madre, probablemente ya esté acostumbrada o realmente estaba esperando un milagro.

Cuando volví a casa, era hora de recrear su receta. Leí y seguí todas las notas que había tomado y, al final, la receta resultó ser justa, me gustó y resultó un arroz bonito y esponjoso y lo mejor de todo… comestible!!!

En serio increíble.

  • Uno… no quemé mi arroz ni lo cociné más o menos como lo hago normalmente.
  •  Dos… era muy similar al sabor de mi madre. ¡Y no fue difícil de hacer!

Esto es lo que necesitas.

Arroz. Aceite de oliva. Jitomates. Pasta de jitomate. Cebolla. Ajo. Agua.

Y así lo hizo:

Enjuaga el arroz hasta que todo el almidón se elimine y deja que se seque para que no te salpique a la hora de dorarlo.

Tueste el arroz en una sartén grande con un poco de aceite de oliva hasta que algunos de los granos comiencen a dorarse, donde ligeramente exploten y se abran.

Agrega los jitomates, las cebollas y el ajo. Cocina por otros 30 segundos y agregue el agua y la pasta de tomate. Revolver y llevar a ebullición.

[Fuentes: YouTube, KiwiLimón y Milenio  ]

[Encuentra más recetas en KiwiLimón ]

Baja el fuego a un fuego lento, cubre con una tapa y cocina durante 20 minutos más.

Hecho.

Los jitomates y la pasta de tomate le dan al arroz el hermoso toque rojizo que todo el mundo conoce y ama sobre el arroz a la mexicana.

Sin embargo, la pasta de tomate la puedes hacer utilizando un par de jitomates, un trozo de cebolla un diente de ajo y un chorrito de agua, lo cuelas y ese será tu puré.

Otra variante que lo hace aún más rico, nutritivo y lo acerca más a la versión mexicana es cuando le agregas cubos de zanahoria y chícharos justo después de agregar el caldillo para que todos los ingredientes se combinen.

¡Ahora lo único que queda por hacer es comer!