Dos alternativas de empaque para el agua embotellada


 

Lamentablemente no en todos los países se tiene la garantía de contar con agua potable en los hogares.

De hecho, hay países que aún no cuentan con este vital servicio hacia las casas, mucho menos pensar en su potabilidad.

En México contamos con todas las gamas, es decir, existe un amplio sector del país en donde se cuenta con agua que llega directamente a los hogares solo que no se considera 100% potable para un consumo directamente del grifo.

Es por ello que en las últimas décadas los garrafones a domicilio en México han proliferado para llevar hasta los hogares agua para beber.

Otro medio para tomar agua potable es a través de las aguas embotelladas que también es un formato de consumo de agua que ha crecido en todo el país.

Si bien, el contar con agua embotellada nos facilita su traslado y una rápida hidratación, se ha originado por otro lado, un problema ambiental que significa que estamos generando mucho plástico al medioambiente.

Si no fueran botellas de plástico ¿qué otras opciones tendríamos?

1) Botellas de agua de cristal

Las botellas de agua de vidrio tienden a ser la alternativa no plástica más económica, pero también son las más fáciles de romper.

Muchas compañías venden fundas de silicona para botellas de vidrio que ayudan a prevenir la rotura.

En lo personal las he usado y las he dejado caer para ver su efectividad y sí, son bastante efectivas.

La ventaja de las botellas de vidrio es que son fáciles de limpiar y desinfectar y no retienen los sabores de las bebidas.

De hecho recuerdo que los primeros garrafones que comenzaron a circular a domicilio en México eran precisamente de cristal.

La desventaja es que tienden a ser un poco más pesados (más si se trata de un garrafón de 20 litros).

Entre el mayor peso y la facilidad de rompimientos (aún con la silicona protectora) ambas son razones por la que no son nada amigables para los niños.

2) Botellas de agua de acero inoxidable

Las botellas de agua de acero inoxidable también son alternativas plásticas muy populares y, a diferencia del vidrio, no son rompibles.

Vienen en diferentes formas y tamaños y son la opción más amigable para los niños, a menos que tu hijo sea propenso a arrojar sus botellas.

Las botellas de acero inoxidable también son mejores para mantener las bebidas frías o calientes.

Por lo general, son aptas para lavavajillas, aunque el acero inoxidable pintado puede astillarse si se expone a lavados repetidos en un lavavajillas.

Las botellas generalmente están etiquetadas si son seguras para el uso del lavavajillas.

El acero inoxidable tampoco retiene los sabores de las bebidas como una botella de plástico, por lo que es una excelente opción si cambias su uso entre agua, café y té.

Bueno, con este par de opciones podemos seguir pensando en el agua embotellada para un fácil traslado y con menos exposición a los componentes químicos que pudiera tener el plástico además de que guarda olores y contamina el medioambiente.

Conoce más: Bonafont, YouTube , El Financiero