Cómo aumentar la cantidad de los clústeres neuronales (ideas) para ideas creativas en marketing


¿Te ha pasado que tienes frente a ti el reto de crear algo nuevo que sea incluso fuera de serie?

Bueno, suele ser que para las empresas de publicidad, este es un reto constante: el crear publicidad que capte al público objetivo.

Y ante el reto también viene el formato ya que no es lo mismo el crear un mensaje para una publicidad urbana que para un formato digital, aún cuando vayan de la mano y se encuentren perfectamente vinculados en cuanto al mensaje que se desea transmitir.

Y eso es justamente el reto constante… la parte creativa. La cuestión es ¿cómo hechar andar este valioso recurso?

Cualquier neurólogo ganador del Premio Nobel puede decirnos que nuestros pensamientos, recuerdos e ideas están almacenados en grupos neuronales en todo el cerebro.

Cuando piensas en lo mismo todos los días, solo participa un grupo de pensamientos, recuerdos e ideas, como quizás el clúster que almacena información sobre la ejecución de tu agenda de correo electrónico y los eventos personales que se tienen agendados.

Pero cuando tratas de crear un evento de marketing experiencial brillante y fuera de lo común, quieres aprovechar una variedad mucho más amplia de ideas y experiencias.

Y lo que quieres es usar la mayor cantidad de tu cerebro como sea posible.

Es por eso que calentamos: para aumentar dramáticamente la cantidad de los clústeres neuronales (ideas) que están en la mezcla. Aquí hay algunas formas de lograrlo:

  1. a) La técnica de la venta de ataúdes

Este es un truco que utilizaron en la sala de escritores de The Office.

Cada vez que estaban estancados, dejaban de intentar escribir un episodio de su propio programa y comenzaban a intercambiar ideas sobre un episodio de Entourage.

La brillantez de esta táctica radica en el hecho de que se ejerció el mismo conjunto de habilidades que el equipo realmente necesitaba usar, pero redujo las apuestas al reino de lo ridículo.

Así que la próxima vez, si estás tratando de inventar acrobacias experimentales inteligentes para promover fundaciones benéficas o películas extranjeras, toma un descanso para vender algo horrible que nadie quiere.

Como por ejemplo: cómo vender ataúdes o cómo usar hilo dental.

  1. b) Bombardear la propuesta

Siguiendo con el ejemplo anterior, una buena variación en la venta de ataúdes es una lluvia de ideas sobre las peores formas posibles de vender el producto que se supone que debes promocionar.

¿Preparándote para un lanzamiento a una marca de automóviles de lujo? Considera estacionar uno de tus autos en Times Square y después lo quieres explotar.

O invitando a los consumidores a ver el poder a través del capó del automóvil.

Este inicio de generación de ideas no solo ayuda a fomentar una relación de bienvenida con todas las ideas, sino que también puede llevar a algunas ideas locas y accidentalmente buenas.

  1. c) Considera el objetivo

Incluso puedes usar un “calentamiento” para conocer mejor tu objetivo.

Intenta presentar el objetivo demográfico y solicita a tu equipo que realice una investigación basada en la memoria.

¿A quién se conocen en ese grupo demográfico? ¿Qué hace esa persona con su tiempo? ¿Qué tipo de desafíos enfrenta esa persona? ¿Tienen una mascota y cómo se llama? ¿Quién es su estrella favorita?

Esta generación de ideas hace que las personas activen ideas más allá del alcance habitual de la lluvia de ideas, pero también pone la pelota en marcha hacia la tarea seria en cuestión.

Para saber más entra a IMU

FUENTES: YouTube, IMU,UAM